Rojo masculino y rojo femenino
El color rojo es un color masculino, y esto se muestra en muchos significados. Goethe
lo llamó el "rey de los colores" - no la "reina" ["color" en alemán ( Farbe ) es femenino]. El rojo masculino es el color de la fuerza, la actividad y la agresividad.
Es el polo opuesto al pasivo, suave azul y al inocente blanco. El fuego es masculino, el agua femenina. Rojo es el color de Cristo, azul el de María -^fig, 18. También en China es el rojo uno de los colores masculinos; los femeninos son allí el
blanco y el negro Amarillo 14. El rojo puede ser, incluso, el opuesto masculino
del amarillo: en los frescos egipcios, las mujeres tienen la piel amarilla, y los hombres roja - »figs. 22 y 33.
En todas las lenguas hay nombres de varón que significan "rojo". En latín tenemos Rufus, y en Inglaterra y en Estados Unidos Roy es un nombre muy común,
cuya proximidad a royal a nadie se le escapa - con lo que tenemos "rojo real". El
cantante Roy Black tenía un nombre artístico "bicolor". El nombre del popular Robín Hood es un nombre "rojo", derivado de Rubín, y Robinson significa "hijo de
Robín". Adán significa "hecho de arcilla roja". La palabra germánica hroth significaba Ruhm [gloria, fama]. Fonéticamente es muy parecida a rol [rojo], y corresponde al simbolismo de la sangre, pues hroth era la gloria del guerrero. Esta palabra se encuentra en muchos nombres alemanes, como Ruprecht, Robert. Roger.
Roland, Rüdiger, Rudolf, etc.
En cambio, apenas hay nombres rojos de mujer. Escarlata y Ruby son dos nombres muy recientes. El nombre de Susanna o Susana es un nombre antiguo de origen hebreo-griego que, originariamente, era el nombre de una azucena roja.
En todas las lenguas, la palabra para rojo es también un apellido bastante extendido. En alemán aparece casi siempre escrita Roth, lo cual revela que la palabra
rot perdió la "h" como consecuencia de las reformas ortográficas, mientras que la
forma utilizada como apellido no sufrió ningún cambio. Roth aparece muchas veces combinada con otras palabras en apellidos, como el de la familia de banqueros
Rothschild; a veces otras palabras "rojas" se convierten en apellidos, como Rubinstein.
En contraste con "rojo", "azul" es raro como apellido. Como durante siglos los
apellidos se continuaron sólo por la linca masculina, todo lo femenino resultaba impropio en apellidos. Son frecuentes los nombres de animales de género masculino,
como Buey, Toro, etc., y raros los nombres de género femenino, como podría serlo
Vaca. Y, en alemán, el apellido Mann (=hombre) es muy frecuente, mientras que
Frau <=mujer) es extremadamente raro.
Sin embargo, cuando se pregunta por el color de lo masculino, apenas se nombra e! rojo. En las correlaciones de colores con "masculino" y "femenino", sólo el
5% de los encucstados nombró el rojo como color masculino, mientras que c! 25%
lo señaló como color femenino.
Las razones son conocidas: los colores de los recién nacidos son azul claro y
rosa. Como el color para las niñas es el rosa, y el rosa viene del rojo, el rojo queda
asociado a lo femenino. Pero estos colores para los niños empezaron a usarse alrededor de 1930. y esta moda está en trance de desaparecer -*Rosa 5. Por eso, el rojo
será, cada vez más, nombrado como color masculino.
Pero hay un rojo típicamente femenino: el rojo oscuro. En las religiones próximas a la naturaleza hay un simbolismo de la sangre relativo al sexo. El rojo masculino es e! luminoso rojo sanguíneo de la carne, y el femenino es el rojo oscuro que
simboliza la sangre de la menstruación. Para fertilizar la tierra se vertía en ella sangre de la menstru ación. Otra superstición es que bebiendo sangre de menstruación,
una mujer podía obtener el amor de cualquier hombre.
También la Iglesia católica distingue los efectos de la sangre masculina y la
sangre femenina. En la Eucaristía se bebe simbólicamente sangre, la sangre de
Cristo, pero, por otro lado, algunos sacerdotes excluían a las mujeres menstruantes
porque profanaban el altar.
El rojo claro y el rojo oscuro se complementan como los contrarios "masculino" y "femenino". El rojo claro simboliza el corazón, y el oscuro el vientre. El claro simboliza la actividad, mientras que el oscuro es un color quieto, uno de los colores de la noche. Por eso produce el rojo oscuro un efecto completamente distinto
al del claro cuando ambos están junto al negro.

Testimonios

Lee lo que mis clientes tienen que decir

Álvaro Palacios

Director / Empresa

”Voluptas sit aspernatur aut odit aut fugit sed quia consequuntur magni.

Nuria Gómez

Marketing / Empresa

”Commodi consequatur quis autem vel eum iure reprehenderit qui.

Clientes

Invierte con sentido común